¿Estás criando niños con intolerancia a la frustración? Los peligros de ser padres helicóptero

✅ ¿Estás preparando a tus hijos para el mundo real o les estás pintando un mundo ficticio? Evita a toda costa convertiros en PADRES HELICÓPERO ✅

¿Estás preparando a tus hijos para el mundo real o les estás pintando un mundo ficticio? Seguro que tu óptica acerca de una buena crianza cambiará cuando veas lo que unos padres helicóptero no está haciendo por sus hijos.

En el afán de no repetir los errores que nuestros padres cometieron con nosotros, tratamos de brindarle a nuestros hijos una crianza perfeccionada con respecto a la que recibimos. Es así que cuando recordamos la frustración de caernos y que no nos levantaran o la angustia de que no nos dijeran cómo armar la torre de bloques para que se mantuviera erguida y no colapsara, queremos sanar ese dolor haciendo todo por nuestros hijos, incluso pensar por ellos. 

Este tipo de crianza es denominada “helicóptero”, y el nombre no es en vano. Así como un helicóptero sobrevuela la ciudad en busca de delincuentes o simplemente para controlar que todo esté en orden. los padres helicóptero se convierten en los facilitadores de sus hijos, y eso tiene consecuencias atroces. 

Padres Helicóptero a nuestro alrededor

Seguramente has oído decir en decenas de ocasiones que tal o cual niño tiene “intolerancia a la frustración”. Con una mano en el corazón te lo pregunto: ¿habías oído este concepto cuando tú ibas a la escuela? ¡Claro que no! ¿Y sabes por qué? Porque los padres de nuestra generación no nos daban todo servidito en bandeja, sino que creaban oportunidades para que nosotros aprendiéramos. 

Los riesgos de ser padres helicóptero no son menores: niños con intolerancia a la frustración; niños incapaces de controlar sus emociones y niños con dificultades académicas.

Signos de que eres una mamá helicóptero

  • Control total sobre tus hijos
  • Dejarlos que se salgan con la suya para que no se enojen
  • Solucionarles los problemas
  • Desautorizar a los maestros cuyas prácticas no agraden a nuestros niños

Cómo evitar caer en las redes de ser padres helicópteros

Crea sus oportunidades: tu hijo se va a caer, va a perder en los juegos y su torre de cubos se va a desplomar en un sinfín de ocasiones. Sin embargo, tu tarea no es evitar que esto pase, sino que suceda en un piso de goma, sin vértices afilados y con cubos irrompibles. 

Dale tiempo para que resuelva sus desafíos: no le muestres cómo hacerlo, simplemente dale las herramientas para que lo logre. Tarde o temprano, lo dilucidará. 

Dile la verdad: mentirle para protegerlo del daño de la verdad, es el peor daño que recibirá. Además, ya no confiará tanto en ti. La vida no siempre es justa y los buenos no siempre ganan, si empiezas con esas dos verdades, le estarás dando la bienvenida al mundo real.

No lo trates como si fuera el centro del universo: las personas de su entorno no lo harán, así que no te recomiendo que crees para él una realidad ficticia. Esta clase de trato solo hace que se sienta el ombligo del mundo, y eso lo llevará a darse múltiples porrazos, pero de esos que no se curan con una crema antiinflamatoria. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esparce la belleza

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest