Actualiza tu guardarropa y dile adiós al estrés

✅ No tener qué ponerse en nuestro GUARDARROPA puede ser una causa más de estrés. ¿Para qué seguir sumando en algo que queremos restar? ✅

No tener qué ponerse puede ser una causa más de estrés. ¿Para qué seguir sumando en algo que queremos restar? Las prendas de vestir dicen mucho de nosotras. Recuerdo la ocasión en la que mi hija organizó una colecta para comprarle un suéter a su maestra porque “solo tenía uno”. No dudo que su ajetreada educadora tuviera unas cuántas opciones en su guardarropa, pero la inercia la llevaba a tomar siempre el mismo.

¿No será que al ver nuestras opciones todas nos resultan iguales y por eso caemos en la desidia de lucir el mismo conjunto día tras día? Hace un par de semanas tenía una reunión con mis amigas y dije lo que juré que jamás diría: “no tengo qué ponerme.”

Al ver mi armario desbordante de prendas de todo tipo de color y tamaño decidí que esa era una queja que no me podía permitir. Al día siguiente de la salida, a la cual llevé un jean y una camisa que hacía cinco años no me ponía, me aboqué de lleno a la tarea de renovar mi guardarropa.
¿Crees que me pasé la tarde de compras? ¡Nada más lejos que eso! Mira todo lo que hice y sorpréndete con los resultados que se pueden lograr.

Puse orden al guardarropa

Lo primero de todo fue vaciar el armario y clasificar las prendas por categorías: suéteres, camisas, vestidos, pantalones, faldas… en el proceso aparecieron prendas que creía perdidas o que me había olvidado de su existencia. Aproveché la ocasión para dejarlas a parte. ¿Para regalarlas? Mmm… me temo que no.

Puntillas a todo trapo

Me topé con mis jeans rasgados y me recordaron los años antes de que nacieran mis hijos. Es verdad que mi rutina de ejercicios y mi alimentación sana les permiten entrar, pero… ¿no quedaron en desuso? Además, no me imagino a mi esposo caminando por la calle con una rebelde de jeans rotos, así que procedí. Tapicé cada abertura con encaje elastizado. Les dio un toque tan soñador y etéreo que decidí prolongar el largo de dos jeans más con el encaje que me había sobrado.

Perlas por doquier

Te prometí que además de tener un armario renovado, te liberarías del estrés verdad. ¿Cómo te suenan tres horas dedicadas a coser perlas? Esto fue lo que hice para darles un toque único a dos suéteres en la parte de los hombros y en el escote, así como también a mi chaqueta de jean. Te garantizo que las piedras y las perlas son el complemento perfecto para estas texturas.

Una guardarropa lo cambia todo

Miré unos gastados pantalones negros, de esos que ya perdieron el color a fuerza de los sucesivos lavados, pero que te apena tirar porque se ajustan a tu cuerpo como tu segunda piel. Entonces busqué ideas y encontré que una guarda lo cambia todo. Tomé dos trozos de una guarda blanca con flores rojas y la puse a lo largo de mi pantalón en la parte de los costados. La única lástima es que no se me ocurrió hacer esto antes de la reunión con mis amigas. ¡Me hubiera encantado ver sus expresiones de sorpresa!

Inversión realizada

Sumando los encajes, las perlas, las piedras y la guarda, llegué a la suma de veintidós euros con sesenta céntimos. Como verás, se trata de una cifra escandalosa para darle vuelta a tu armario por completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esparce la belleza

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest